Sunday, May 08, 2005

Audioslave rompe el bloqueo

Cerca de 20 000 jóvenes, entre ellos estudiantes extranjeros, asistieron al primer y único concierto de la superbanda norteamericana Audioslave en la Tribuna antimperialista José Martì, frente a la Oficina de Intereses de Estados Unidos (SINA) en La Habana.

El grupo, formado por ex integrantes de la política banda Rage Against The Machine y el vocalista del desintegrado grupo de grunge Soundgarden ofreció un concierto por más de dos horas, en el cual se enarbolaron banderas de países de América Latina, entre ellas las de Venezuela, México Argentina y Cuba. Uno de los miles de aficionados enardecidos por la energía de la actuación, regaló la bandera cubana a Cornell, el que notablemente emocionado la ondeó por varios segundos, como símbolo de amistad con la isla caribeña, ávida de este tipo de acontecimientos culturales.

Tom Morello, para muchos el guitarrista de mayor conciencia social dentro del contexto del rock norteamericano, mostró en su guitarra, frases como Army the Homeless y Soul Power, que junto a la camiseta con la frase Paix, paz en francés y la insignia de la bandera cubana en la muñeca izquierda, no dejaron dudas de su compromiso con la justicia social y la necesidad de ayudar a los marginados del sistema capitalista, mediante su música y el activismo social, razón para la cual fundó junto a Serj Tankian vocalista de System of a Down, Axis of Justice, organización creada para apoyar a los despojados del sistema globalizador y crear conciencia acerca de la necesidad de poner fin a la guerra en Irak.

El concierto, teloneado por X Alfonso, músico cubano de renombre internacional que apuesta por fusionar los géneros contemporáneos dentro de la música rock, rap y los ritmos electrónicos con la música cubana, demostró la gran aceptación del rock dentro del archipiélago y abrió nuevas puertas para presentaciones de otros grupos de rock norteamericanos en Cuba, como mencionaban los Audioslave un día antes en conferencia de prensa en el céntrico Hotel Nacional, insignia del turismo cubano donde se han hospedado varios músicos significativos dentro de la escena contemporánea mundial.

En varias ocasiones los Audioslave con el vocal Chris Cornell, Tom Morello a la guitarra, Tim Commerford al bajo y el baterista Brad Wilk pusieron sus puños en alto, al estilo de los Black Panthers, organización surgida en los años 60 para luchar por los derechos de los negros en Estados Unidos.

Incontables amantes del rock aseguraron desde bien temprano en la mañana, bajo el fuerte sol caribeño, un lugar que les permitiera disfrutar del espectáculo bien cerca del tablado, mientras otros llegaron, mochila a cuestas, la noche anterior de varias provincias del país para no perderse uno de los acontecimientos culturales más trascendentes de la isla en varias décadas. “Yo estoy aquí desde las 7:00 a.m.,vengo desde Bayamo, no podía faltar, parece un sueño tener en Cuba a los músicos de Rage Against The Machine y a Chris Cornell, en un concierto al aire libre” dijo Aldo Camino, estudiante de 26 años de la Universidad de Santiago de Cuba del país, que llegó junto a otros fans en botella (aventón) desde el extremo oriental del país.

Los presentes, eufóricos por estar ante una de las más célebres superbandas del rock mundial, corearon por más de dos horas temas como Like a Stone, Cochise, Black Hole Sun, a la par que asumían sus cuerpos como armas de lucha y peleaban amistosamente en círculos creados para la ocasión, ante los ojos extrañados de numerosos policías desplegados para el suceso que transcurrió sin incidentes.

Horas después de finalizar el concierto cuantiosos seguidores del rock se reunían en el citadino parque de 23 y G próximo al monumento a Salvador Allende y frente a la Facultad de Comunicación de la Universidad de la Habana, donde acompañados de guitarras, cantaban “ Be Yourself” Like a Stone, escuchadas en un concierto que lanzó
a otras importantes bandas del contexto norteamericano y mundial. el reto de asistir al escenario cubano.

La presentación única de Audioslave y la primera en América Latina, se incorporó a la apertura que se vive hoy en la Isla hacia el rock, desde que los Manic Street Preachers tocaran en el teatro capitalino Karl Marx con la presencia del presidente Fidel Castro, un año después el concierto de Asian Dub Foundation, hasta la presentación reciente del maestro del rock progresivo Rick Wakeman.

El rock y el rap están demostrando dentro del territorio cubano que a pesar de los malentendidos de décadas atrás, son géneros en su mayoría comprometidos con las mejores causas de justicia social, y sus exponentes movilizan a miles de jóvenes a favor del fin de la guerra y de los movimientos antiglobalizacion.

Los integrantes del megagrupo visitaron en su corto periplo la Plaza de la Catedral, en el Centro Histórico (La Habana Vieja), Patrimonio de la Humanidad y la Plaza de la Revolución, emblemático escenario donde se realizan las mayores manifestaciones políticas de la revolución cubana.

Bill Martínez, uno de los hombres detrás del viaje de Audioslave a Cuba, explicó convencido a la prensa internacional y nacional, sus expectativas de este concierto en Cuba: “ Mi mayor aspiración es romper el bloqueo que la burocracia norteamericana impone a los artistas cubanos que desean actuar allá”. Chris Cornell con una sonrisa pícara en su rostro comentó” El Tour cubano de Audioslave es como una esperanza para que el libre flujo cultural se normalice entre los dos pueblos”

Al finalizar el concierto Chris Cornell lanzo una mirada al infinito, cerro los puños y dejó caer algunas lágrimas sobre suelo cubano como reafirmando sus palabras horas después “ Cuba nos tendrá de regreso”.

2 Comments:

Blogger iroko said...

chama, esoty en línea. postea más a menudo.

6:39 AM  
Blogger mgormaz said...

Hola:

Te invito a escuchar un documental de audio sobre el Rock Progresivo, con enfoque didáctico, disponible en:

http://enciclopediaparlante.blogspot.com

Saludos

7:36 AM  

Post a Comment

<< Home